Cada vez más emprendedor@s se deciden a abrir una tienda online. Da igual a qué sector te dediques, si vendes ropa, comida, cursos, libros…una tienda online puede ser una muy buena opción para comercializar tus productos y servicios. ¿Quieres saber qué ventajas ofrece el ecommerce sobre la típica tienda de barrio?

Es más barato tener una tienda online

Una tienda online necesita una menor inversión inicial y tiene muchos menos gastos de mantenimiento. Una tienda física en cambio, exige un desembolso de dinero mucho más alto para poder comenzar con la actividad.

Entre los gastos mínimos iniciales a los que tendrás que hacer frente con una tienda física, están por ejemplo:

  • El alquiler del local (con la correspondiente fianza)
  • Permisos municipales para la apertura del comercio
  • Arreglo del local
  • Mobiliario
  • Caja registradora
  • Datáfono
  • Ordenador
  • Alta en la seguridad social
  • Mercancía

En una tienda online, el gasto inicial es mucho más pequeño e incluye cosas como:

  • Creación de la tienda online
  • Contratación del alojamiento y el dominio
  • Contratación de TPV virtual con tu banco
  • Alta en la seguridad social
  • Fotografías de productos
  • Mercancía

El gasto mensual del local nunca podrá compararse en precio al gasto que conlleva el alojamiento y mantenimiento de una tienda online. Un alquiler no costará menos de 500€ al mes, mientras que un alojamiento costará mucho menos que eso al año. Con lo cual, sin ninguna duda, tener una tienda online tiene muchos menos gastos que abrir una tienda física.

Puedes estar siempre abierto pero trabajando menos horas

Tod@s los que hemos trabajado alguna vez en comercio, sabemos lo esclavos que son los horarios. Durante 6 años de mi vida trabajé en comercio mientras estudiaba, estuve trabajando con jornadas partidas, durante los fines de semana, Domingos y festivos… ¡Imposible desconectar!

Si encima la tienda es tuya, una tienda de barrio se puede convertir en una verdadera esclavitud para una persona autónoma o un@ pequeñ@ empresari@. Tienes que estar todo el tiempo ahí físicamente, entre o no entre nadie, simplemente por que no te puedes permitir perder una venta. La mayor parte del tiempo la pasas simplemente esperando. Un tiempo precioso que podrías estar empleando en hacer otras cosas, como disfrutar de tu familia.

Una tienda online está abierta las 24 horas del día pero no te obliga a estar ahí. Eso permite que hagas ventas fuera del horario comercial normal, llegando a clientes que no pueden comprar en un horario normal, pero trabajando menos horas. Las horas de espera no existen en el comercio online. Te puedes quedar en casa o irte de paseo, si hay una venta, ya te avisará el móvil. Pero mientras no haya ventas, eres libre de hacer lo que quieras con tu tiempo y eso, no tiene precio.

Tus horas de trabajo serán mucho menores, ya que en una tienda online, no tienes que proporcionar tú toda la información a tus clientes, el proceso de compra es intuitivo y fácil, podrán hacerlo solos. Sólo tendrás que estar ahí para resolver dudas específicas y solucionar problemas técnicos. Pero la mayor parte de las veces, no tendrás que intervenir hasta que te toque enviar el producto.

Puedes llegar a muchos más clientes ¡Olvídate de las limitaciones geográficas!

En una tienda de barrio estás limitado al público más cercano o local. Como es necesario comprar en tu local, esto te limita a las personas que estén un radio limitado de kilómetros a la redonda. En cambio, con el e-commerce te abres a un público mucho más amplio. La cantidad de clientes potenciales a la que puedes acceder se multiplica cuando tu tienda está en Internet.

Si posicionas bien tu tienda online con respecto a las palabras clave más importantes para tu producto, tus clientes potenciales se multiplicarán. Haciendo Marketing Online, podrás atraer a un público segmentado, que realmente esté interesado en lo que ofreces y por lo tanto tendrá muchas más posibilidades de acabar comprando tu producto.

Una tienda online facilita la compra impulsiva

Si quiero algo pero para comprarlo tengo que salir de casa, subirme al coche, conducir, aparcar, caminar por un centro comercial lleno de gente…sólo de pensarlo ya me está dando pereza. Pero si estoy mirando una web que me gusta, un Domingo por la tarde, relajada en mi sofá, a gustito y comprar algo que me encanta está a sólo un click, es mucho más fácil que caiga en la tentación de hacer la compra. Más aún si acabo de recibir un mail con una oferta que tiene una duración limitada. Si lo puedo hacer desde casa, sin quitarme la bata, lo haré sin duda. Si tengo que desplazarme hasta una tienda para aprovechar la oferta, me lo pensaré dos veces.

Tampoco todo son ventajas

Es verdad que tampoco es oro todo lo que reluce…

  • Con una tienda online te costará más ganarte la confianza de tus clientes potenciales. Tener un blog ayudará a que tus clientes potenciales te conozcan y los comentario y reseñas de otros clientes, suplirán la falta de contacto cara a cara.
  • También es importante que tu tienda online esté construida con el software adecuado, yo te recomiendo Woocommerce para WordPress. Hay plataformas que son mucho más difíciles de posicionar en buscadores y  que a la larga, te saldrán muy caras, como Wix.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptar las cookies y nuestra política de cookies

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

claves para tener una web de exito

Consigue gratis el Ebook que va a revolucionar tu página web

Suscríbete y recibe gratis las claves para tener una web de éxito.

No olvides confirmar tu suscripción, te llegará un mail de confirmación :)